Archivos Mensuales: junio 2012

Rubio, con ojos azules

Hace unos meses supimos que la selección genética había permitido a una madre tener tres bebés para curar a dos hermanos gravemente enfermos de cáncer. Apasionante, sí, pero también desafiante. Y es que en lo que respecta a la selección genética, bien sea con estos fines, bien con el de escoger sexo, o incluso para perfeccionar la raza, cabe preguntarse: ¿Nos encontramos ante una aberración antinatural o, por el contrario, se trata de un regreso (lógico, armónico, normal) a las leyes de la naturaleza? El ser humano ha dejado de evolucionar como especie porque la selección natural ha llegado a su fin: los individuos inferiores en fuerza o inteligencia, o con propensión a padecer diversas enfermedades, no se mueren y se reproducen igual que el resto. En cierto modo, estamos en inferioridad de condiciones con respecto a los demás seres vivos, que sí siguen evolucionando. Desechar 20 embriones “contaminados” o inservibles para tal o cual fin, no dista mucho de desecharlos por no alcanzar determinados índices de perfección, fortaleza, resistencia a las enfermedades o longevidad. Así las cosas, es evidente que las innovaciones biológicas no se darán ya por el lentísimo proceso de mutaciones azarosas, sino que, de producirse, obedecerán a la intervención activa, dirigida e interesada del propio ser humano. ¿Ha llegado ya el momento de aceptar ese inevitable e imponderable destino en toda su extensión?

Anuncios

Tarjeta roja, expulsión y… ¿cárcel?

El problema jurídico de las lesiones producidas durante el ejercicio de actividades deportivas, y el de su extraña e inexplicable gestión al margen del Derecho penal, viene de antiguo. Se cita la STS de 1 de junio de 1951 como la primera resolución de nuestro más Alto Tribunal en abordar con cierto rigor y profundidad esta problemática -resolviendo un asunto de daños (y lesiones) entre jugadores de futbol durante el transcurso de un partido-, pero, al margen de cierta jurisprudencia menor -SAP de Castellón de 22/02/2001, SAP de Santa Cruz de Tenerife de 22/03/2002, o SAP de La Rioja de 8/03/2002-, la verdad es que esa Sentencia ha quedado en nada.

Sigue leyendo

No desobedecerás gravemente ni atentarás

El maremágnum de miedos, egoísmos e irresponsabilidades que, tanto trileros como vigilantes y paganos, hemos convenido en llamar crisis, empieza a tocar a los timbres de las puertas, a hacer sonar el claxon y a interrumpir el analgésico discurso hipnótico de la televisión. El vulgo no acepta con santa resignación, sea necesaria o no, la voladura incondicional del Estado del bienestar y, unas veces por dignidad y otras por desasosiego, sale de sus casas, protesta, chilla y patalea. Resiste ahora y siempre al invasor, pero también al inmoral, al sinvergüenza y al caradura.

Sigue leyendo